Se trata de una actividad en la que tendréis que utilizar vuestro ingenio para relacionar objetos que te llevan a las claves para poder superar el reto. Ser observador, metódico y colaborador lo es todo, no hay que emplear ningún tipo de fuerza. Cualquier objeto, elemento o detalle del decorado puede ser una pista que os acerque a la solución. El tiempo corre y el reloj implacable no conoce amigos.